Pese a que el gas licuado es una fuente energética muy segura en cualquiera de sus formatos, su utilización requiere siempre de las mejores prácticas para evitar posibles contratiempos derivados..