PGS-H-RGB-72
Conoce Primagas
    Filtrar por categoría
    Filtrar por categoría

    ¿Qué es la eficiencia energética?

    eficiencia energética

    Al hablar de eficiencia energética nos referimos al uso eficiente de la energía o, lo que es lo mismo, al acto de minimizar las cantidades de energía consumida para realizar una actividad o satisfacer unas necesidades específicas.

    Este concepto ha cobrado especial importancia en los últimos tiempos. Lo cierto es que la eficiencia energética resulta fundamental para conseguir un mundo sostenible y precisamente, por ello, el concepto comienza a estar presente en todas las agendas políticas y sociales.

    En este artículo repasaremos con detalle todo lo que tienes que saber sobre el concepto de eficiencia energética.

     

    Ventajas y beneficios asociados a la eficiencia energética

    La eficiencia energética implica una gestión inteligente de los recursos disponibles y una clara apuesta por disminuir los consumos energéticos. Por ello, no es ningún secreto que la eficiencia energética conlleve consigo numerosos beneficios y ventajas.

    En primer lugar, desde un punto de vista personal, debemos mencionar el ahorro económico que supone. Minimizar la energía consumida tendrá una repercusión directa en el importe de tus facturas a pagar.

    En el caso de las industrias, esta reducción de costes puede traducirse, además, en el aumento de la competitividad empresarial.

    Otra de las mayores ventajas de la eficiencia energética se vincula a lo colectivo y tiene que ver con el respeto hacia nuestro planeta y, por tanto, hacia todos los seres vivos que vivimos en él.

    Sin duda, la eficiencia energética es un elemento clave para lograr los objetivos mundiales de sostenibilidad, que exigen con urgencia la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

    Por otro lado, gestionar la energía de forma eficiente y evitar derroches innecesarios, nos permite frenar el consumo incontrolado de los recursos naturales finitos. Precisamente, la escasez de petróleo fue, en su día, la causa detonante de lo que hoy que conocemos como eficiencia energética.

     

    ¿Cuándo surge el concepto de eficiencia energética?

    Para hablar de los orígenes del concepto de eficiencia energética debemos remontarnos a la década de los 70. Las primeras preocupaciones surgen cuando llegan los primeros problemas de suministro del petróleo debido a diversos factores geopolíticos y económicos. A raíz de esta escasez, los precios del combustible aumentaron significativamente y la sociedad tomó conciencia de la crisis. Fue en aquel entonces cuando los hogares y las industrias adoptaron por primera vez una postura orientada al ahorro energético, integrando en sus rutinas algunos hábitos manuales de consumo eficiente (apagar luces, no usar radiadores innecesariamente, etc.).

    En los años 80 y 90 comenzaron a desarrollarse los primeros modelos de gestión eficaz de la energía. Gracias al avance tecnológico y al desarrollo informático comienzan a implementarse sistemas de monitorización de consumos y las primeras regulaciones automatizadas (por ejemplo: calentar en función de la temperatura ambiente).

    Si bien hasta la fecha la preocupación energética se vinculaba, sobre todo, a una cuestión económica, en la primera década del nuevo milenio se abren nuevos frentes. En ese momento se ponen sobre la mesa conceptos como “Calentamiento Global”, “Huella de Carbono” o “Cambio Climático”.  El Protocolo de Kioto configuró una agenda y un plan de acciones para hacer frente a la emergencia climática.

    En este momento, ya no sólo sale a debate la necesidad de reducir los consumos, sino que surge una reflexión sobre la producción energética. Así, comienza a extenderse la creencia y la necesidad de apostar por fuentes energéticas menos contaminantes y menos nocivas para el medio ambiente.

    ahorro y eficiencia energética

     

    Legislación. ¿Cómo se regula la eficiencia energética?

    Al considerarse un asunto prioritario de la agenda social, surge entonces una regulación orientada a estandarizar unas pautas de eficiencia energética.

    Así, la Normativa Europea de Eficiencia Energética y Medio Ambiente establece los objetivos que deben lograr los Estados miembros, dejándoles elegir los medios para alcanzarlos. Las principales directivas europeas vigentes hacen referencia al fomento de las fuentes renovables, a la eficiencia energética de los edificios, al etiquetado energético, al diseño ecológico de los sistemas relacionados con la energía o a los índices de consumo, entre otros.

    Estas directivas se han traducido en el marco estatal a través de una serie de planes que afectan al sector residencial, comercial, industrial e institucional. Como normas base destacan las siguientes:

    • Real Decreto 314/2006: Código Técnico de la Edificación, con medidas específicas sobre eficiencia energética e integración de energías renovables.
    • Real Decreto 1027/2007: Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE).
    • Real Decreto 1890/2008: Reglamento de Eficiencia Energética en Instalaciones de Alumbrado Exterior.

     

    ¿En qué campos se aplican las medidas de eficiencia energética? 

    Como ya hemos señalado, el término de eficiencia energética implica una mejor gestión de los recursos disponibles, la reducción de los consumos innecesarios, el ahorro de costes y una actitud respetuosa hacia el medio ambiente. En este sentido, hay enormes oportunidades de mejora en todos los sectores:

    • Transporte y logística: En el área del transporte, eficiencia energética significa minimizar los consumos energéticos derivados de los desplazamientos y sustituir los combustibles fósiles por energías más limpias.
    • Ámbito profesional e industrial: La incorporación de tecnología avanzada, la optimización de procesos, la implantación de sistemas de gestión energética y de energías limpias son el camino a seguir en las actividades de ámbito profesional.
    • Administraciones y urbanismo: Los urbanistas deben trabajar en el diseño de ciudades que permitan una movilidad sostenible (a pie, en bici o en transporte público), la gestión inteligente de los consumos públicos o el aprovechamiento de los recursos naturales.
    • Ámbito doméstico: Para conseguir la eficiencia energética en el hogar podemos y debemos recurrir a la tecnología avanzada (electrodomésticos eficientes, lámparas led de bajo consumo, etc.), pero también al sentido común (uso correcto de la calefacción, apagar las luces cuando no se necesitan, etc.).
    • Construcción y entornos inmobiliarios: En Europa, el sector de la edificación es el mayor consumidor de energía, seguido de la industria y del transporte. Resulta fundamental diseñar edificios sostenibles y energéticamente eficientes, que garanticen confort y calidad de vida con un consumo minimizado. Así, los materiales, el aislamiento o las instalaciones son aspectos que los arquitectos deben tener especialmente en cuenta. Adicionalmente, y con el objetivo de favorecer la promoción de edificios de alta eficiencia energética, en España el Gobierno estableció en el año 2013 la obligatoriedad de dotar a las viviendas (en venta o en alquiler) de un certificado energético.

     

    Certificado energético: ¿en qué consiste?

    El certificado de eficiencia energética es un documento oficial otorgado por un técnico competente y que especifica la información relativa a las características energéticas de un inmueble.

    La función de este documento es calificar energéticamente un edificio o vivienda, calculando el consumo anual energético que éste necesita durante un año en condiciones normales de funcionamiento y ocupación. Así, se establece una escala que va desde el nivel A (altamente eficiente) hasta el nivel G (poco eficiente).

    De la misma manera, cuanto más alta sea la calificación energética de tu vivienda, más bajo será el importe final de tus facturas.

    Para que te hagas una idea, aquí tienes una estimación de la cantidad de energía primaria que necesita una vivienda por metro cuadrado en función de su calificación energética:

    certificado energético

    • Certificado energético A:

    Consumo de calefacción de 34,6 KWHp (kilovatios pico por hora) por m2.

    Consumo de refrigeración de 7,4 KWHp (kilovatios pico por hora) por m2.

    • Certificado energético G:

    Consumo de calefacción de 306,2 KWHp (kilovatios pico por hora) por m2.

    Consumo de refrigeración de 33,2 KWHp (kilovatios pico por hora) por m2.

     

    Cabe mencionar que las sanciones por no disponer de certificado energético en las situaciones en las que sea requerido oscilan entre los 300 y los 6.000 €. En cualquier caso, el responsable de la infracción será el propietario del inmueble.

     

    Fuentes de energía eficientes y limpias

    Cuando hablamos de eficiencia energética no debemos pensar solo en disminuir la demanda de los consumos. Es importante, también, apostar por un nuevo modelo basado en energías limpias que no emitan gases contaminantes a la atmósfera.

    En este contexto, resulta imprescindible hablar de las energías renovables.

    Las fuentes renovables proceden directamente de los recursos naturales de la Tierra (el agua, el viento, la luz solar…). y son inagotables. Esta es ya una razón de peso para impulsar su uso, pero, además, su impacto ambiental es nulo.

    La energía mareomotriz, la hidráulica, la eólica, la solar, la biomasa, el biogás o la geotérmica son, sin duda, herramientas clave para lograr la eficiencia energética.

    Pero si bien el futuro será renovable, lo cierto es que a día de hoy aún se continúa trabajando para definir un sistema energético, seguro y competitivo, basado en estas fuentes. En este contexto, el gas adquiere un rol importante.

    De todas las energías fósiles, el gas resulta la alternativa más limpia y con menor contenido de carbono. Tiene un alto poder calorífico y es, además, especialmente eficiente cuando se gestiona con calderas de condensación. Gracias a estos equipos se puede lograr un ahorro energético de hasta un 30%.

    Así pues, el gas se posiciona en la actualidad como una de las fuentes más eficientes y como un gran aliado para la llamada transición energética. Especialmente interesante es el caso del propano renovable sobre el que ya os hablamos en este blog.

    ¿Hacia dónde vamos?

    La salud del planeta lo exige. Adoptar medidas de eficiencia energética es una prioridad y una necesidad.

    Hace algunos años todos los países del mundo adoptaron 17 ambiciosas metas como parte de la Agenda de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y se comprometieron a alcanzar objetivos específicos para 2030. En muchos de estos objetivos la energía está presente. Destacan, por ejemplo, la intención de duplicar el porcentaje de las energías renovables en el mix energético y el deseo de duplicar la tasa de mejora de la eficiencia energética para 2030.

    En este contexto, veremos cómo progresivamente los diferentes países irán implementando nuevas medidas orientadas a alcanzar dichos objetivos.

    Por otro lado, y en paralelo, no sería de extrañar que en este período surgiesen avances tecnológicos capaces de transformar los mercados energéticos aún más de lo que esperamos. Indudablemente dispondremos de más herramientas y de mayor inteligencia aplicada al sistema energético, lo que podría significar un mayor ahorro de energía y una mayor flexibilidad operativa.

    En cualquier caso, no cabe duda de que la eficiencia energética es una realidad beneficiosa tanto para el individuo, en calidad de consumidor de energía, como para el planeta. Será responsabilidad de los gobiernos, de las empresas y de los ciudadanos actuar para conseguirla.

    ¿Y tú? ¿Quieres saber cómo podemos ayudarte desde Primagas a obtener mayores niveles de eficiencia energética en tu vivienda o en tu negocio? ¡Contáctanos y ahorra con Primagas!

    Cómo ahorrar en calefacción: 10 trucos para reducir tu factura de gas
    Emisiones de CO2: entenderlas para reducirlas
    Related Posts
    La importancia de ahorrar energía: descubre tu ahorro con nuestra calculadora
    La importancia de ahorrar energía: descubre tu ahorro con nuestra calculadora
    9 cosas que hacer en casa durante la cuarentena
    9 cosas que hacer en casa durante la cuarentena
    Huella de carbono: reducirla es cosa de todos
    Huella de carbono: reducirla es cosa de todos

    Comment

    Suscríbete a PrimaBlog

    Subscribe to Email Updates