PGS-H-RGB-72
Conoce Primagas
    Filtrar por categoría
    Filtrar por categoría

    ¿Qué papel juega la energía en la España vaciada?

    street-4205751_1920

    España vive en la actualidad inmersa en una paradoja. Si bien la población de nuestro país ha aumentado alrededor de un 36% desde el año 1975, lo cierto es que este incremento no se nota en todas las zonas por igual. Numerosas regiones del territorio nacional se han visto afectadas por los movimientos migratorios que llevaban a la gente de los pueblos a las ciudades, en busca de mejores servicios y más oportunidades laborales. Un fenómeno que comenzó tras la revolución industrial, pero que se dio con mayor fuerza especialmente en la segunda mitad del siglo XX.

    Este éxodo rural lleva provocando durante años que amplias regiones de la península queden despobladas con densidades equiparables a las de la Laponia finlandesa. Una situación que no solo está presente en España, sino que se replica en el resto del mundo. Estudios de la ONU calculan que, para 2050, el 68 % de la población global vivirá en áreas urbanas. En España, el Banco Mundial estima que ese porcentaje es del 80 % ya en la actualidad. Esto significa que en el 90 % del territorio solo vive el 20 % de la población del país.

    Entre las comunidades de nuestro país más afectadas por este fenómeno se encuentran Castilla y León, Asturias, Extremadura, Aragón, Galicia o Castilla La Mancha, entre otras. Estas zonas rurales que se van quedando sin habitantes se han aglutinado bajo el concepto La España vaciada; un término que nace para concienciar a la sociedad sobre los importantes problemas que derivan de esta crisis demográfica. Y es que sin personas que lo habiten, el entorno rural terminará desapareciendo.

    La despoblación de los pueblos, el abandono del campo, la pérdida de las tradiciones rurales y de la economía a pequeña escala tiene consecuencias culturales, económicas y ecológicas. En el polo opuesto nos encontramos con la sobrepoblación de las grandes ciudades, que genera un elevado impacto medioambiental, empeora la crisis climática, potencia la contaminación y la pérdida de biodiversidad.

    Convertir la España vaciada en una España próspera es, como puedes apreciar, un asunto esencial y prioritario. En este contexto, resulta imprescindible actuar y revertir la situación en busca del equilibrio demográfico. Pero, ¿qué se puede hacer para devolver la vida a los pueblos? Sin duda, serán esenciales las medidas enfocadas a reforzar los atractivos y las potencialidades del mundo rural para conseguir traer a la gente de vuelta.

    España vaciada

    ¿Qué necesita la España vaciada para fijar población?

    Son varios los frentes sobre los que se debe trabajar de cara a garantizar unos estándares de bienestar y calidad de vida en el territorio rural que consigan atraer a nuevos habitantes.

    • Servicios: Sin servicios es complicado que los jóvenes opten por quedarse a vivir en un pueblo. Garantizar el acceso a la sanidad o a la educación, así como al comercio es fundamental para que toda persona pueda ver sus necesidades básicas atendidas. Es importante también impulsar iniciativas de ocio y cultura, que fomenten el entretenimiento y el encuentro social.
    • Infraestructuras: Infraestructuras como la red de suministro de agua, el alcantarillado, las carreteras, el transporte público o las telecomunicaciones deben ser una clara apuesta para potenciar el encanto del mundo rural. El habitante de la España vaciada no debe sentirse aislado, sino un miembro más de la comunidad global.
    • Mercado laboral: La falta de empleo es uno de los principales motivos por los que los habitantes de los pueblos huyen a las grandes capitales. En este sentido, será importante potenciar la creación de industrias y negocios como el ecoturismo en dichas áreas, capaces de echar raíces, de crear puestos de trabajo y, por ende, un atractivo para residir en ellas.
    • Sistema energético: Un abastecimiento energético eficaz y eficiente se convierte en un factor imprescindible para garantizar calidad de vida, progreso y desarrollo rural. Los vecinos necesitan disponibilidad energética, sin tener que enfrentarse continuamente a limitaciones o interrupciones que entorpezcan sus quehaceres diarios. Garantizar un sistema energético estable mediante unas tarifas razonables se vuelve indispensable para fijar población en la España vaciada. Precisamente en este marco, tanto el gas propano como el gas natural licuado (GNL) se presentan como unos grandes aliados para las zonas rurales. Estas fuentes energéticas, aún desconocidas por buena parte de los consumidores, destacan por su elevado rendimiento, por sus reducidas emisiones y por su coste asequible.

     

    El gas licuado, la gran alternativa energética de las zonas rurales

    Sin duda alguna, el abastecimiento energético es uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta en la creación de cualquier actividad industrial o empresarial. Así, un buen sistema energético se traduce en un incremento de las posibilidades y oportunidades de los colectivos de las zonas rurales de la España vaciada.

    La red de gas natural no suele llegar al territorio rural, por lo que, hasta ahora, las opciones energéticas eran a menudo escasas, contaminantes y costosas. El gasóleo, la electricidad, el carbón o la leña eran algunas de las fuentes más demandadas en estas áreas.

    Sin embargo, poco a poco se han ido popularizando nuevas alternativas, de mayor rendimiento y más respetuosas con el medio ambiente, para así lograr la transición energética. Destacan, por ejemplo, el gas propano o el gas natural licuado (GNL). Ambos gases se almacenan en estado líquido, por lo que resultan muy fáciles de transportar y almacenar; pueden ser utilizados en cualquier lugar del planeta. Son, además, fuentes energéticas de alto poder calorífico y sus emisiones son prácticamente inexistentes.

    Los gases licuados son muy eficientes, garantizando un suministro estable y potente a un bajo coste. Son, por tanto, una excelente alternativa para cubrir las necesidades del mundo rural, tanto en viviendas como en negocios. Las empresas, en particular, ya pueden trabajar desde ubicaciones rurales, disminuyendo sus costes de explotación (alquileres, suministros, proveedores) y ahora también su factura energética.

    Aérea Instalación Detalle Avícola Espenovo_1

    La energía, un aspecto clave para frenar la despoblación rural

    Iniciativas como el gas propano o el GNL pueden suponer un avance muy importante no solo para los agricultores, sino para todas aquellas empresas o personas que viven en el medio rural. Apostar por un modelo energético eficiente para las zonas rurales será determinante de cara a impulsar el crecimiento económico de estos territorios, la creación de empresas y de puestos de trabajo.

    Pero el mundo rural tendrá también que defender un modelo energético basado en fuentes limpias, no contaminantes y que ayuden a preservar tanto la calidad del aire como el marco paisajístico. Dicho en otras palabras, el ecosistema rural tendrá que esmerarse para proteger el que sin duda es su valor añadido y su bien más preciado: la naturaleza.

    ¿Quieres más información sobre lo que puede aportar el gas licuado al mundo rural? En Primagas estaremos encantados de atender todas tus dudas y de proporcionarte toda la información que puedas necesitar. Utiliza el formulario de contacto para ponerte en contacto con nosotros o ¡déjanos un comentario!

    Quiero más información

     

    Usos del propano: para qué se utiliza el gas y sus aplicaciones
    Convertir coche a GLP
    Related Posts
    ¿Qué es la aerotermia? Ventajas, desventajas e instalación
    ¿Qué es la aerotermia? Ventajas, desventajas e instalación
    Tramitación, instalación y subvenciones para el autoconsumo energético
    Tramitación, instalación y subvenciones para el autoconsumo energético
    ¿Qué es la ecoeficiencia y cómo podemos aplicarla?
    ¿Qué es la ecoeficiencia y cómo podemos aplicarla?

    Comment

    Suscríbete a PrimaBlog

    Subscribe to Email Updates