PGS-H-RGB-72
Conoce Primagas
    Filtrar por categoría
    Filtrar por categoría

    GLP (Gas licuado del petróleo)

    GLP

    El GLP o gas licuado del petróleo es un combustible muy utilizado gracias a su versatilidad, facilidad de transporte, accesibilidad, eficiencia, alto poder calorífico y su menor impacto medioambiental respecto a otras opciones.

    En este post conoceremos un poco más a fondo el producto, su historia, sus usos y sus diferencias con otras opciones energéticas, entre otros.

     

    ¿Qué es el GLP?

    El GLP o gas licuado del petróleo es un combustible formado, fundamentalmente, por una combinación de moléculas de propano y butano. Por lo tanto, cuando hablamos de GLP nos podemos referir tanto al butano como al propano.

    Se trata, además, de un producto incoloro e inodoro, a pesar de que se le añade un agente que aumenta fuertemente su olor con el objetivo de poder detectar rápidamente cualquier tipo de fuga.

    El GLP, en condiciones normales de temperatura, se encuentra en estado gaseoso. Cuando se somete a presiones moderadas o se enfría, pasa a un estado líquido, mediante el cual se transporta y se almacena con mayor facilidad.

     

    Historia del GLP

    La historia del GLP documentada se remonta a principios del siglo XX cuando la gasolina que se producía entonces se evaporaba de forma muy rápida mientras estaba almacenada. Entonces, en 1911, Walter Snelling, un químico norteamericano, demostró que la evaporización se debía al propano y butano presentes en la gasolina y desarrolló un método para separarlos.

    No fue hasta los años 20 cuando se produjo la primera aplicación de producción comercial de GLP y su uso generalizado empezó a crecer entre las décadas de los 40 y los 60. Así, a principios de los años 50, varias empresas ya producían bombonas de GLP para viviendas.

    A partir de los 60, con la construcción de un gran número de nuevas refinerías, el sector fue creciendo a gran velocidad y con la crisis del petróleo de 1973, muchos países productores de petróleo se dieron cuenta de los grandes beneficios que podía generar la exportación de GLP y empezaron a construir plantas de recuperación de líquidos. Así, los años 80 fueron un período de expansión impresionante de las exportaciones de GLP en todo el mundo y el mercado de este producto se hizo entonces realmente global.

     

    Origen del GLP

    El GLP procede en un 60% de la extracción de gas natural y petróleo del suelo y en un 40% durante el refinado de crudo de petróleo. Por lo tanto, se trata de un producto secundario.

    Así, cuando se extrae de la tierra gas natural y crudo de petróleo, se obtiene una mezcla formada por diferentes gases y líquidos, de la cual un 5% aproximadamente es GLP. Por ello, antes de poder utilizar el gas natural o petróleo, es necesario separar los gases que forman el GLP.

    Igualmente, el refinado del petróleo es un proceso complejo que consta de diversas etapas, durante algunas de las cuales, como la de destilación atmosférica o craqueo, se produce GLP a partir del petróleo. Los gases componentes del GLP, el butano y el propano, están en el crudo y para estabilizar éste antes de transportarlo, estos gases naturales se procesan dando como resultado el GLP. Se calcula que aproximadamente un 3% de un barril de crudo típico se refina para obtener GLP.

    GLP, gas licuado del petróleo

    Composición del GLP

    Los gases licuados del petróleo (GLP) se definen como unos compuestos orgánicos complejos resultado de la combinación de hidrocarburos (CH) junto con butadieno como residuo de la destilación del petróleo.

    En este sentido, podemos hablar de los GLP puros, es decir, los que se caracterizan por tener una molécula saturada cuyos átomos de carbono y de hidrógeno están completos. De este modo, el propano se considera puro cuando tiene 3 átomos de carbono y 8 de hidrógeno; mientras que, en el caso del butano, este será puro si tiene 4 átomos de carbono y 10 de hidrógeno.

    Aún así, el GLP que se comercializa no suele ser puro, sino que se vende como una mezcla de ambos gases en una proporción de un 80%-20%.

     

    Para qué sirve el GLP

    Como hemos comentado, el GLP tiene aplicaciones muy diversas en distintos sectores como el terciario, la agricultura, la industria, la generación de energía, para la cocina, la calefacción o para el transporte. Se trata de una de las energías más polivalentes del mundo.

    Así, entre las aplicaciones más frecuentes del GLP encontramos:

    • Agricultura: en este sector el GLP se suele usar para el secado de cultivos, como combustible de vehículos agrícolas o como repelente contra insectos. En este sentido, es muy importante el papel del GLP como vehículo para el desarrollo rural y de la agricultura, contribuyendo a un entorno más limpio y eficiente.

      GLPLocalización Detalle Avícola Espenovo_4

    • Aplicaciones recreativas: gracias a su versatilidad y a su nivel bajo de emisiones de CO2, el GLP es un combustible ideal para actividades recreativas terrestres y acuáticas, para la cocina en campings, barbacoas, como combustible para embarcaciones de recreo, y para el impuso de globos aerostáticos de aire caliente, entre otros.
    • Cocina: se trata de una de las aplicaciones más frecuentes del GLP. En muchas regiones, sobre todo rurales, el GLP es el combustible más eficiente, económico y limpio disponible para cocinar. Del mismo modo, se utiliza en gran medida por hoteles y restaurantes, gracias a que se trata de una energía fiable y polivalente, con una combustión muy eficiente y que proporciona calor inmediato.
    • Calefacción: otro de los usos más comunes del GLP es para la calefacción o la producción de agua caliente, sobre todo en zonas rurales, gracias a su versatilidad, eficiencia y poder calorífico.
    • Generación de energía: el GLP es una de las fuentes de energía convencionales más limpias, de modo que se convierte en un gran complemento de las energías renovables.
    • Automoción: tal y como hemos explicado anteriormente, el GLP es el combustible alternativo de automoción más empleado. El autogas se ha convertido en el carburante alternativo más extendido en el sector del transporte debido, principalmente, a su bajo precio y a que genera muchas menos emisiones de gases de efecto invernadero que otros combustibles tradicionales, hecho que contribuye a la lucha contra el cambio climático y ayuda a proteger el medio ambiente y la salud de las personas. Además, ante la opción de comprar un vehículo autogas, también tienes la posibilidad de convertir el motor de tu coche convencional a autogas. Mediante esta implementación, se integrarían en tu vehículo un depósito adicional de gas.
    • Aplicaciones industriales: el GLP tiene enormes posibilidades en el sector industrial con su uso para carretillas elevadoras, fundición de aluminio y otros metales, como secador de cemento, para la destilación, el procesado de alimentos, la producción de vidrio, etc. Sus usos son innumerables y permiten llevar a cabo procesos industriales en zonas que quedan fuera de la red de gas.

     

    GLP vs otros combustibles

    Si comparamos el GLP con otros combustibles, podemos decir que el primero reduce hasta un 30% las emisiones de CO2 frente a otras opciones energéticas, mejorando así la calidad del aire, y puede suponer un ahorro de hasta el 40% en el coste energético, convirtiéndose en una alternativa al alcance de todos.

    Así, en cuanto al consumo y emisiones de CO2, el gas licuado emite:

    • Un 20% menos de CO2 que el gasóleo
    • Un 30% menos de CO2 que el carbón
    • Un 50% menos de CO2 que la electricidad, teniendo en cuenta el mix energético actual en España.

    Si comparamos el GLP con el gasóleo, a grandes rasgos, hablamos de que el GLP es más asequible, tiene un alto rendimiento y eficacia, es un sistema más seguro y no genera residuos tóxicos en comparación con el gasóleo. Entonces, ¿gas o gasóleo? Si quieres saber más, las características de cada uno y sus ventajas e inconvenientes, te lo contamos en nuestro post Calefacción de gas o gasoil: elige tu sistema.

    Si nos referimos a la electricidad, ésta no es la más adecuada, por ejemplo, para cocinar, puesto que el grado de control de potencia que te ofrece es muy limitado. Tanto la inversión inicial como los costes de mantenimiento son escasos; sin embargo, el coste de la energía es muy elevado si lo comparamos con el resto de alternativas.

    Mientras que, si lo comparamos con las bombonas de butano, la capacidad limitada de éstas hace que sea necesario un mantenimiento continuado y su reposición frecuente para evitar que se produzcan cortes en el suministro. Además, otro de los inconvenientes que presentan las bombonas es la imposibilidad de consumir todo el gas que hay dentro de ellas.

    Por otro lado, existe la opción del gas natural licuado (GNL), uno de los mejores combustibles que pueden utilizar las industrias, una solución energética para grandes consumos. Gracias a sus características ecológicas y económicas reemplaza ventajosamente a las alternativas fósiles convencionales.

    Si comparamos el gas propano y el gas natural, ambas fuentes de energía tienen un elevado poder calorífico, son eficientes y respetuosas con el medio ambiente. Sin embargo, el gas natural suele utilizarse principalmente en las zonas urbanas y el gas propano en las zonas rurales o semiurbanas. Te contamos sus aspectos comunes y las principales diferencias en nuestro post Gas propano y gas natural: comparativa, precios y mucho más.

    También puedes utilizar nuestro comparador de energía para conocer más a fondo las características de cada una y ver cuál se adapta más a tus necesidades. 

    banner comparador energia

    GLP como energía limpia

    Además de sus ventajas al tratarse de una energía muy versátil y eficiente, el GLP toma una gran relevancia al considerarse una energía limpia, baja en carbono. Esto lo convierte en una energía con un papel en la transición energética y hacia un desarrollo del planeta más sostenible. Una energía que debe formar parte del mix energético, teniendo un papel clave en la transición energética hacia una Europa más baja en carbono, especialmente en las zonas fuera de la red, muchas de ellas rurales.

    Como hemos comentado, el GLP reduce un 30% las emisiones de CO2 frente a otras opciones energéticas, mejorando la calidad del aire. Si nos centramos en su huella de carbono, es decir, el total de emisiones de gases de efecto invernadero, podemos afirmar que el GLP es uno de los combustibles convencionales más limpios que existen. Así, se trata del combustible fósil con menor impacto medioambiental ya que no genera residuos nocivos ni peligrosos que puedan acabar en suelo y aguas y apenas emite partículas contaminantes.

    Si hablamos de sus aplicaciones domésticas, usar GLP para la calefacción o para la cocina ayuda a los consumidores a reducir su huella de carbono, sobre todo frente a otras fuentes de energía como el gasóleo.

    ¿Crees que ha llegado el momento de dar el paso y empezar a utilizar una energía más limpia y eficiente como el GLP? ¡Contáctanos y te informaremos!

    Conoce las soluciones de gas Primagas

    Cambio de instalación de gas propano: de bombona depósito
    Salida de humos de la caldera de condensación
    Related Posts
    Combustibles alternativos para el transporte
    Combustibles alternativos para el transporte
    Impacto del consumo de energía en el medioambiente y las personas
    Impacto del consumo de energía en el medioambiente y las personas
    Eficiencia energética en edificios: cálculo, certificación y mejora
    Eficiencia energética en edificios: cálculo, certificación y mejora

    Comment

    Suscríbete a PrimaBlog

    Subscribe to Email Updates