PGS-H-RGB-72
Conoce Primagas
    Filtrar por categoría
    Filtrar por categoría

    Cambio climático y calentamiento global: causas y consecuencias

    cambio climático y calentamiento global

    El mundo se enfrenta a una situación de emergencia climática sin precedentes. El cambio climático y el calentamiento global amenazan gravemente la continuidad de la vida del planeta tal y como la conocemos.

    Ser conscientes de la gravedad del asunto es el primer paso para poder adoptar soluciones de cara a frenar el progresivo deterioro de la atmósfera que nos cobija.

    A través de este post, desde Primagas queremos poner énfasis en las consecuencias que el cambio climático y el calentamiento global pueden tener para nuestro planeta.

     

    ¿Qué es el cambio climático?

    Se denomina cambio climático a la transformación climática que se está registrando en el planeta Tierra. Esta variación climática incluye un aumento de las temperaturas, alteraciones en los niveles de precipitaciones y nubosidad, tormentas repentinas, sequías y olas de calor, entre otros.

    El cambio climático no alude exclusivamente a un fenómeno ambiental, sino que implica profundas consecuencias económicas y sociales. De este fenómeno se desencadenan importantes consecuencias, como la falta de agua potable, los cambios en la producción agroalimentaria, el aumento en los índices de mortalidad o la transformación de los territorios.

    En este sentido, sin duda, los países menos desarrollados serán los que sufrirán las peores consecuencias, debido a que carecen de recursos para adaptarse a los veloces cambios que se están produciendo.

     

    ¿Qué es el calentamiento global?

    Por su parte, el concepto de calentamiento global hace referencia al aumento gradual de la temperatura en la Tierra.

    Desde el año 1900, la temperatura del planeta ha aumentado, aproximadamente, unos 0,8ºC. Los estudios predicen que, a final del siglo XXI, a causa del calentamiento global, la subida de las temperaturas en la Tierra ronde los 2 y los 5º.

    Si bien pueden parecen cifras insignificantes, lo cierto es que son datos muy preocupantes. Cuando la Tierra salió de la Edad del Hielo, las temperaturas del planeta subieron también unos 5 grados a lo largo de un periodo que duró 5.000 años. El cambio climático al que nos enfrentamos en la actualidad amenaza con generar el mismo calentamiento (5º) en tan solo un siglo.

     

    Causas del cambio climático y el calentamiento global

    El calentamiento global encuentra su origen en el fenómeno denominado efecto invernadero.

    Como seguramente sabrás, la atmósfera de la Tierra se comporta como un invernadero de grandes dimensiones. Los denominados gases de efecto invernadero (GEI) actúan como una especie de cristal curvado que envuelve al planeta. Esta capa retiene parte de la radiación solar en el interior de la Tierra (alrededor de un 62%), sin dejar que salga al espacio exterior. Cuando este proceso se ejecuta de manera natural, el equilibrio de temperaturas en la superficie terrestre ronda los 14º C, haciendo que sea posible la vida en nuestro planeta.

    Sin embargo, si la concentración de gases de efecto invernadero aumenta en la atmósfera, también aumenta el calor que se retiene en el interior de la Tierra, pudiendo llegar a alcanzar temperaturas terrestres incompatibles con la vida.

    Si bien se trata de un fenómeno natural, lo cierto es que el calentamiento global y sus efectos sobre el planeta se agravan debido a la acción del hombre.

    En las últimas décadas, los niveles de gases de efecto invernadero en la atmósfera (en concreto de dióxido de carbono, metano, óxido nitroso y gases fluorados) se han disparado. A continuación, mencionamos algunas de las actividades humanas que han contribuido al incremento de las emisiones:

    warming-2370285_1280
    • Combustión de combustibles altamente contaminantes: Los combustibles fósiles responden al 80% de la demanda actual de energía a nivel mundial, aunque no todos generan la misma cantidad de emisiones. Por otro lado, el sistema energético es el causante de, aproximadamente, dos tercios de las emisiones de CO2 a nivel global. En este sentido, si se mantienen las tendencias actuales, las emisiones contaminantes derivadas del consumo energético podrían tener consecuencias desastrosas para el planeta. Por este motivo, es de gran relevancia abastecerse con fuentes de energía limpias y bajas en carbono o de fuentes renovables.
    • Deforestaciones y talas: Los bosques y las zonas arboladas son capaces de absorber el CO2 generado y convertirlo en oxígeno. Sin embargo, si se deterioran o se destruyen dejan de actuar como un “sumidero”, permitiendo que los gases contaminantes lleguen a la alta atmósfera.
    • Explotaciones agrícolas y ganaderas: El sector agrícola es responsable, en la actualidad, del 24% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial, mientras que el 14,5% del total proceden de la ganadería.
    • Crecimiento de la población mundial: La población mundial no deja de crecer y, en consecuencia, aumentan los consumos energéticos, la demanda de productos alimentarios o los desplazamientos, entre otros factores. Todo ello consigue que las emisiones de gases de efecto invernadero también crezcan.
    • Descomposición de desechos sólidos: El sector dedicado a la gestión de residuos sólidos genera aproximadamente el 2,9% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel global.

     

    Consecuencias del cambio climático y el calentamiento global

    El cambio climático y el calentamiento global suponen la mayor amenaza a la que se enfrenta nuestro planeta en la actualidad.

    Sequías, tormentas intensas, olas de calor, huracanes, escasez de alimentos, propagación de enfermedades, desaparición de especies, deshielo de los glaciares, destrucción del territorio… son solo algunas de las graves consecuencias que podrían derivar del cambio climático y del calentamiento global.

    Si no se frena ya, el calentamiento global podría poner fin a la vida en el planeta.

    cambio climático y calentamiento global: deshuelo

    ¿Qué podemos hacer para paliarlo?

    Para hacer frente a la actual situación de emergencia climática se requiere el compromiso de toda la sociedad. Se debe trabajar desde diferentes ámbitos:

    • Agricultura y alimentación: Fomentar un consumo de alimentos responsable será fundamental para poder frenar los efectos del cambio climático y del calentamiento global. En la actualidad, se derrocha alrededor de un 30% de los alimentos producidos. Por otro lado, el mundo deberá apostar por una gestión sostenible de los suelos. De no detenerse, la deforestación podría liberar más de 50.000 millones de toneladas de carbono a la atmósfera en los próximos 50 años.
    • Construcción y urbanismo: La migración del campo a la ciudad y la construcción masiva de edificios también ha tenido importantes consecuencias para el medio ambiente. Los edificios provocan el 39% de las emisiones de CO2 que se generan a nivel global. Será vital llevar a cabo un acondicionamiento de los edificios existentes para optimizar y reducir sus consumos. De la misma manera, la obra nueva deberá ser eficiente, buscando soluciones sostenibles para la climatización y gestión de residuos en los hogares, entre otras medidas.
    • Energía: Sustituir las energías fósiles por energías limpias y no contaminantes ha pasado de ser una recomendación a convertirse en una necesidad. No cabe duda de que el futuro es de las energías renovables como la eólica, la solar o el biopropano, ya que proceden de fuentes naturales, inagotables y no contaminantes. Otras fuentes limpias compatibles con la transición energética son el propano y el gas natural licuado (GNL).
    • Transporte y movilidad: Al transporte y a los desplazamientos se atribuye casi un cuarto de las emisiones de CO2 expulsado la atmósfera. Minimizar los desplazamientos (especialmente en automóvil y en avión) podría reducir notablemente los niveles de GEI presentes en la atmósfera. Además, impulsar una movilidad sostenible respetuosa con el medio ambiente, podría conseguir grandes mejoras. Fomentar los vehículos eléctricos, el autogas (GLP) o el uso de vehículos no contaminantes, como la bicicleta, debe ser un asunto prioritario para frenar los efectos del cambio climático.
    • Educación: En último lugar, cabe destacar el importante rol de la educación. Todos, a nivel individual, tenemos una gran responsabilidad en la misión de frenar el calentamiento global. La educación es una herramienta fundamental para conseguir el compromiso individual y colectivo, si queremos salvar el planeta.

     

    Retos de futuro para garantizar la sostenibilidad del planeta

    El tiempo se agota para hacer frente a los retos medioambientales que se nos presentan. Si no actuamos ya, la destrucción de la Tierra, tal y como la conocemos, será irreversible.

    Sin duda, apostar por la sostenibilidad energética y reducir la huella de carbono son cuestiones prioritarias paras proteger la salud del planeta en el que vivimos.

    Pero, ¿cuál es tu opinión al respecto? ¿Ya has introducido cambios en tu rutina diaria para frenar el cambio climático y el calentamiento global? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

    Consejos y trucos para el ahorro de energía en la industria
    Etiqueta de Eficiencia Energética (EEE): qué es y cómo interpretarla
    Related Posts
    Rehabilitación energética de edificios: Programa PREE
    Rehabilitación energética de edificios: Programa PREE
    Comunidades energéticas: qué son y cómo funcionan
    Comunidades energéticas: qué son y cómo funcionan
    Energía en zonas rurales: hacia un desarrollo sostenible
    Energía en zonas rurales: hacia un desarrollo sostenible

    Comment

    Suscríbete a PrimaBlog

    Subscribe to Email Updates