PGS-H-RGB-72
Conoce Primagas
    Filtrar por categoría
    Filtrar por categoría

    Biopropano, un biogás como opción energética

    close-up-cultivation-ecology-421999

    En Primagas somos conscientes de la importancia que entraña el gas en la transición energética hacia la sostenibilidad en la movilidad y en los usos domésticos e industriales. Por eso, os queremos hablar del biopropano, un gas de origen orgánico que, sin lugar a dudas, tendrá un rol importante en esta misión.

    Hoy, Xavier Martínez, director de operaciones en Primagas y presidente de la Asociación Española del Gas Licuado, te cuenta todo lo que has de saber sobre el biopropano y su importancia en la transición energética.

     

    ¿Qué es el biopropano?

    El biopropano se trata de un biogás que, en uso, es idéntico al propano convencional. La diferencia radica en su origen; a diferencia del propano convencional, el biopropano proviene de fuentes renovables y residuos orgánicos.

    Este origen orgánico hace que el consumo de este gas sea considerado de emisión neta cero; al provenir de fuentes que han absorbido CO2, al consumirse, no genera un incremento de este CO2 en el aire. Este es un proceso continuo que tiene lugar una y otra vez.

    Así, comparado al propano convencional, su uso puede tener un gran impacto en la reducción de emisiones, llegando a ser hasta del 80%.

    Esta reducción es mucho mayor aún si realizamos la comparativa con otras energías más intensivas en carbono. A modo de ejemplo, el uso de una tonelada de biopropano en lugar de la misma cantidad de gasóleo puede comportar un ahorro de más de 4 toneladas cúbicas de CO2. O, lo que es lo mismo, lo equivalente a las emisiones que genera conducir un coche durante 27.000 kilómetros o de 4 vuelos entre Londres y Nueva York.

     

    ¿Cuál es el origen del biopropano?

    Para producir el biopropano, actualmente se utilizan residuos de los procesos de producción de carne o pescado, ácidos grasos de palma, de soja o de colza. En el futuro se podrá producir también desde las algas o la celulosa. En el caso de ser productos con origen en cultivos, existen metodologías de certificación y trazabilidad que aseguran que estos no ocupan espacio dedicado a la alimentación. Además, el biopropano aparece en los procesos productivos de otros biocombustibles donde, en lugar de ser desaprovechado, se genera como un subproducto.

    Uno de los principales contras que los biocombustibles como el biopropano tienen hoy en día radica, precisamente aquí, en su origen. Su producción es más cara que la de combustibles convencionales, por lo que es de esperar que durante algún tiempo se requiera de ayudas de los gobiernos para obtener cuotas de mercado significativas. Este tipo de ayudas pueden ser tan variadas como: restricciones al uso de combustibles convencionales, tasas a la emisión de carbono, cuotas de mercado obligatorias para biocombustibles, subsidios o exenciones fiscales, etc.

     

    ¿Cuáles son las principales características del biopropano?

    biopropano

    Más allá de las particularidades del origen y procedencia del biopropano, sus características son idénticas a las del propano convencional. Algunas de estas son:

    • Fácilmente transportable, lo que significa que las zonas que no disponen de red de gas obtienen acceso a una energía cómoda y limpia.
    • Es limpio porque tiene una combustión con reducidas emisiones de CO2 y no emite partículas materiales, óxido nitroso o azufres. Estos son considerados las principales causantes de la lluvia ácida y de la mala calidad del aire que respiramos.
    • Es eficiente, ya que la mayor parte de su energía se convierte en calor en la combustión.
    • Es versátil; existen más de mil aplicaciones, desde la cocina a la calefacción, pasando por todo tipo de usos agrícolas o industriales.

    Dado que comparte las mismas y excepcionales características que el propano, el biopropano puede ser usado sólo o puede ser mezclado con el propano convencional.

     

    ¿Cuál es la situación actual del biopropano?

    En general, si bien es cierto que, de momento no ha habido ninguna actuación específica sobre el biopropano, la promoción del biodiesel anima de modo indirecto a la producción de biopropano ya que, como hemos dicho anteriormente, es un derivado de él.

    En Europa, la legislación para promover biocombustibles empezó alrededor del año 2006 en algunos países miembros y culminó en la Directiva de Energías Renovables del año 2009. Inicialmente se basó en el uso de subsidios y exenciones, pero pronto se vio que estos eran insostenibles, por lo que la legislación actual se basa en las obligaciones. Los impuestos sobre las emisiones de carbono no son útiles aquí ya que no necesariamente promueven los biocombustibles.

    Aunque, como hemos dicho, el biopropano no necesita separarse del propano convencional porque su rendimiento es idéntico, los comercializadores y distribuidores, en la práctica, no lo llevan a cabo; existen consumidores que quieren una evidencia de que han consumido únicamente biopropano, en lugar de propano convencional, a efectos de aplicarse en su consumo energético una huella de carbono menor. De igual manera, si también existen ayudas gubernamentales, este consumidor quiere una evidencia de la trazabilidad y sostenibilidad del mismo.

     

    Certificaciones de sostenibilidad sobre el uso del biopropano

    Esta evidencia se conoce como “cadena de custodia” y es su certificación sostenible. De este modo los clientes pueden verificar el origen y los gobiernos evitar que se tomen los mismos créditos o ayudas más de una vez para el mismo producto. A efectos de esta certificación, se exige que los biofueles sean:

    • Distribuidos completamente separados (segregación física).
    • Mezclados con los combustibles convencionales pero asignados a específicos clientes (balance másico).
    • Desacoplando las características físicas y de sostenibilidad. Así, el producto físicamente se consume cerca de su punto de origen, pero los créditos sostenibles son vendidos en cualquier lugar. Este método es el que, por ejemplo, se aplica a la electricidad “verde” o al biometano inyectado en las redes de muchos países.

    Las certificaciones de sostenibilidad tienen como objetivo proteger a todas las partes involucradas en la producción y distribución del producto de manera que se asegure que estos biocombustibles respetan el medio ambiente o, incluso, los estándares sociales. Así, en el caso de que sea producido con origen en un área natural protegida o mediante prácticas laborales ilícitas, este no será certificado. Esta certificación suele ser otorgada por una entidad de reconocido prestigio como, por ejemplo, TUV, SGS o Bureau Veritas.

     

    El futuro del biopropano: Primagas

    Si bien es cierto que este producto todavía está en una fase de crecimiento, desde el grupo SHV Energy se está haciendo una labor extraordinaria en su desarrollo. Algunas unidades de negocio del grupo, como Calor en Reino Unido o Primagaz en Francia, ya han comenzado a comercializar biopropano entre algunos de sus clientes.

    En Primagas lo tenemos claro: nuestro compromiso con la transición energética es total y la satisfacción de nuestros clientes, nuestra prioridad. Algo que queda perfectamente representado en un producto como el biopropano.

    Descubre nuestro biopropano

    Instalación Detalle Doméstico Mugardos_22

     

    Secretos para ahorrar en tu restaurante: 8 claves
    Cambiar caldera: todo lo que has de saber
    Related Posts
    Certificado energético para locales comerciales
    Certificado energético para locales comerciales
    Generación de energía eléctrica con gas
    Generación de energía eléctrica con gas
    ¿Qué es la neutralidad climática y cómo podemos alcanzarla?
    ¿Qué es la neutralidad climática y cómo podemos alcanzarla?

    Comment

    Suscríbete a PrimaBlog

    Subscribe to Email Updates